Monthly Archives: Ιουλίου 2012

La evolución de las corrientes literarias del siglo XIX y sus características más importantes

Durante el siglo XIX, cinco movimientos literarios hacen su apariencia en Hispanoamérica. Estos movimientos, a lo largo del siglo coinciden, conviven o se entremezclan, dando lugar a una propia expresión literaria, es decir, propia de la Hispanoamérica. Se trata de las siguientes corrientes: Neoclasicismo, Romanticismo, Realismo, Naturalismo y Modernismo. Vamos a hacer referencia a cada movimiento a través de autores y obras más representativos.

El Neoclasicismo se desarrolla en América en la primera mitad del siglo XIX. Los temas preferidos de los neoclásicos fueron la emancipación del continente y su inmediata organización republicana[1]. De las ideas liberales de la Ilustración brotó el interés por la libertad y la lucha contra la tiranía. Los poetas pregonan las hazañas de los libertadores y el peculiar paisaje americano. Expresan la intolerancia y el descontento hacia las autoridades existentes y la sociedad corrompida y critican el estamento colonial. En el ámbito poético destacan José Joaquín de Olmedo (1780-1847), Andrés Bello (1781-1865), José María Heredia (1803-1839) y en la narrativa José Joaquín Fernández de Lizardi (1776-1827).

Olmedo en su Oda a la victoria de Junín canta las hazañas del Libertador Bolívar. Bello en la Alocución a la poesía describe la naturaleza virgen y en la Silva a la agricultura elogia la sencillez de la vida campesina en contraste con la ciudad (Franco;52). Heredia produjo una fusión entre los ideales neoclásicos de la Ilustración y los de un romanticismo apasionado (Bellini;212). En las composiciones En el Teocalli de Cholula y Niágara presta atención al paisaje y el escenario americano le sirve como inspiración. Lizardi reactualiza el género picaresco con la obra El periquillo sarniento. Sigue tecnicamente el modelo picaresco hispánico pero lo adapta a la situación mexicana. El pícaro es víctima del sistema colonial y producto de una sociedad corrompida de la que trata de evadirse (Bellini;196). No hay una línea divisoria entre Neoclasicismo y Romanticismo y los autores de la época oscilan entre el Neoclasicismo poniente y el Romanticismo naciente.

El Romanticismo triunfa en Hispanoamérica entre 1840 y 1890 junto con los estados independientes recién nacidos. La literatura hispanoamericana sitúa en el centro de sus instancias al hombre, en su derecho irrenunciable de ser libre, el momento en que se vuelve impetuosa y combativa (Bellini;216). Los intelectuales de la época siguen buscando la independencia de España, no sólo la jurídica sino la cultural también y ven en los románticos franceses, ingleses y alemanes los modelos que hay que seguir (Lorenzo;54). Dentro del Romanticismo podemos identificar tres orientaciones dependiendo de las diferentes formas de expresión: la literatura combativa, la literatura gauchesca y la literatura costumbrista.

La literatura combativa es de contenido político que se opone valientemente a los tiranos (GD31;129). El grupo más representativo de este género son “Los Proscritos”, grupo del que formaban parte Esteban Echeverría (1805-1851), José Mármol (1817-1871), Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888) y otros intelectuales, activos opositores al régimen de Rosas (Bellini;217).  El relato de Echeverría, El matadero, es una violenta protesta contra Rosas y la sociedad corrompida sobre la que se asentaba su poder (Bellini;218-219). El  desprecio de Mármol hacia el tirano se manifiesta en una serie de poemas reunidos en Armonías. En su novela Amalia, presenta una serie de episodios espeluznantes de la dictadura de Rosas, un testimonio de una época difícil de la vida argentina (Bellini;219-221). Sarmiento, en su obra Civilización y barbarie o Vida de Juan Facundo Quiroga, nos da la oposición entre la civilización y la barbarie que provoca el atraso del país (Lorenzo;55). Facundo es sólo un pretexto para que el escritor pueda llegar a la condena plena de Rosas y de su régimen despótico (Bellini;224).

La literatura gauchesca es un género dedicado a los gauchos, los hombres habitantes de las grandes llanuras de la Pampa argentina que hablan en un dialecto muy peculiar y tienen su propio código de honor (Lorenzo;54). La obra de José Hernández (1834-1886) Martín Fierro, es el ejemplo más conocido. Hernández protesta contra un mundo injusto que hacía del gaucho un marginado de la sociedad expresando así su visión personal bastante amarga de la sociedad argentina de la época (Bellini;230).

La literatura costumbrista se ocupa de la realidad social hispanoamericana y es de orientación sentimental o indianista. Los mejores ejemplos de narrativa romántica de orientación sentimental son las novelas María, del Jorge Isaacs (1837-1895) y Sab, de Gertrudis Gómez de Avellaneda (1814-1873), en la cual se manifiesta la atormentada realidad cubana en el conflicto dramático entre un esclavo mulato y la hija del amo (Bellini;238). La novela indianista más interesante es el Enriquillo de Manuel de Jesús Galván (1834-1910) que trata del amor de un jefe indio con su prima que lleva en las venas sangre india y española (Franco;82) y el poema narrativo Tabaré de Juan Zorilla de San Martín (1855-1931). En el poema Zorilla relata las aventuras del homónimo personaje, un indio mestizo y la lucha interior de las dos razas que forman su ser (Bellini;245).

El Realismo llega al continente a mediados del siglo XIX. Las obras de esta etapa describen la realidad social de la época, critican los malos sociales y representan los personajes no como héroes románticos sino como tipos (el perezoso, el bondadoso). En el trabajo de Clorinda Matto de Türner (1854-1909), destacan dos temas predominantes: la situación del indígena y la posición de la mujer en el hogar y en la sociedad, ambos marginados de la sociedad, los cuales defiende en su obra Aves sin nido (Lorenzo;55). Alberto Blest Gana (1830-1920) introdujo el estilo realista en la literatura hispanoamericana con la obra Durante la Reconquista, novela histórica e innovadora por su realismo social que se sitúa en las vísperas de la independencia (Lorenzo;69).

El Naturalismo latinoamericano es para unos un rechazo o desplazamiento del Realismo y para otros un Realismo llevado a extremos. Sus bases ideológicas son el positivismo y las teorías evolucionistas de Darwin. Los temas de los cuales se preocupa son el peso fatal de la herencia biológica y el extremado deseo de riqueza que mueve a la sociedad (Lorenzo;68). Federico Gamboa (1864-1939) en las novelas Suprema Ley y Santa trata primordialmente de la hipocresía de la clase media (Franco;103). Baldomiro Lillo (1867-1923) se incorporó en las filas del Naturalismo con narraciones vigorosas, como las reunidas en Sub terra y en los Relatos populares (Bellini;295). Eugenio Cambaceres (1843-1888), autor de las novelas Sin rumbo y En la sangre combina la condenación del lujo y la perversidad de la ciudad con la tragedia de la herencia (Franco;105).

El Modernismo como corriente literaria muestra la liberación cultural de Latinoamerica y se originó allí en las últimas décadas del siglo XIX. Surgió como reacción contra las corrientes precedentes. La temática se mueve entre dos extremos, unas veces es vitalista y sensual y otras es triste, malancólica y nostálgica. Los escritores se evaden y sueñan mundos de gran belleza, lo clásico, lo medieval, lo legendario, lo renacentista e incluso lo exótico (Lorenzo;76). José Martí (1853-1895) escribió prosa y poesía. Sus poemas Ismaelillo se basan en la paradoja de que la debilidad, la inocencia y la dependencia del niño constituyen su fuerza (Franco;123). Manuel Gutiérrez Nájera (1859-1895) fue un poeta atormentado por el deseo de la felicidad y en sus poemas ¿Para qué? y Ondas muertas describe el universo como una fuerza irracional (Franco;148). La poesía de Rubén Darío (1867-1916) refleja la inquietud de su vida. Azul, un título principal de Darío, exalta el amor carnal como algo vinculado a la armonía cósmica y pinta el mal como la lucha por la vida (Franco;152).

BIBLIOGRAFÍA

Bellini, Giuseppe. Nueva historia de la literatura hispanoamericana. Editorial Castalia, Madrid, 1997.

Crida, C., Rodríguez, R., Vargas, A. ΠολιτισμόςτηςλατινικήςΑμερικής, Guía Didáctica. Πάτρα: ΕΑΠ, 2002 (GD31)

Franco, Jean. Historia de la literatura hispanoamericana. A partir de la independencia. Editorial Ariel, Barcelona, 1999 (13ª edición)

Lorenzo, Pino, Hermida (Equipo de autoras de Cursos Internacionales de la Universidad de Santiago de Compostela). Curso de Literatura. Madrid: Edelsa, 2006

Morazé, Charles (coord). Ιστορία της ανθρωπότητας. Τόμος VΒ΄,19ος ΑΙΩΝ. UNESCO, 1963

Χουρμουζιάδης, Γ. Δ. Ανθολογία Αργεντινού Διηγήματος. Εκδοτικός Οίκος «Βάκων», Αθήνα, 1967.

FUENTES ELECTRÓNICAS

El neoclasicismo, otra rama de la corriente de la ilustración.

http://www.edufuturo.com/educacion.php?c=2474

Σχολιάστε

Filed under CIVILIZACIÓN HISPANOAMERICANA